Bienvenidos/as.
Desde Dominio Laboral los invitamos a Registrarse
y acceder a toda la Información, solicitar Normativa,
realizar Descargas y Compartir .
Contáctense y envíen sus comentarios.

 

DominioLaboral se construye permanentemente,
puede suceder que alguna Sección o artículo no esté
disponible temporalmente.

 


Bienvenidos/as.
Desde Dominio Laboral los invitamos a Registrarse
y acceder a toda la Información, solicitar Normativa,
realizar Descargas y Compartir.
Contáctense y envíen sus comentarios.

 

DominioLaboral se construye permanentemente,
puede suceder que alguna Sección o artículo no esté
disponible temporalmente.

 
 
 
 
     
 
 
Inicio > Actualidad > Noticias del Ámbito > Inflación y dólar - Cuarta Categoría
Inflación y dólar - Cuarta Categoría
  
“Inflación y dólar siempre generan inequidad”  (Diario “Río Negro” por Daniel Darrieux danieldaARROBAspeedy.com.ar)
El directivo cree en la recuperación de Brasil y se mostró satisfecho por el crecimiento a nivel local.
Con motivo de la fecha del TC 2000 que se corrió en el Autódromo de General Roca, visitó la región Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina. En dicha oportunidad el directivo dialogó con “Río Negro”.
 
•    ¿Cómo está el nivel de actividad del sector?
•    Si se analiza el mercado total de la Argentina, en los primeros cinco meses del año hubo una caída de alrededor del 10%, con lo cual se puede asumir que el mercado va a estar igual o un poco más abajo que el año pasado.
•    ¿Y para Toyota en particular?
•    En nuestro caso, venimos de invertir 150 millones de dólares en el 2011. En octubre arrancamos con la expansión de la planta, que nos permite producir 90.000 unidades. Eso hizo que a mayo de este año tuviéramos un crecimiento de casi el 25% en comparación con el 2011, tanto a nivel del mercado local como de exportaciones. Tenemos una realidad distinta de lo que es el resto del mercado. Si uno habla de un mercado argentino cercano a las 800.000 unidades, es comparable con cualquier país de Europa. Podemos estar satisfechos de estabilizar esos volúmenes en el país.
•    Según Adefa, tomando mayo contra mayo del 2011, la producción cayó un 24% y la exportación un 45%...
•    Sí, la producción cae derivado de un tema de exportaciones, no del mercado doméstico.
 

•    ¿Les preocupan estos datos o los ven como algo coyuntural?
•    El principal destino de las exportaciones es Brasil y en los últimos dos meses ha tenido una caída. Creo que de acá en adelante, con las medidas que está tomando el gobierno brasileño, van a recobrar el volumen de compras y eso  automáticamente va a permitir aumentar las exportaciones argentinas a ese mercado.
•    ¿Cómo está la empresa en participación de mercado?
•    Por sexto año consecutivo tenemos el liderazgo de Hilux y SW4. En los dos últimos meses también fuimos primeros en autos medianos con el Corolla. En el mercado total tenemos una participación del 5%.
•    ¿Cuál es el origen de la producción?
•    Hilux y SW4 se producen en la Argentina. Importamos vehículos de pasajeros y el Corolla de Brasil. El resto de los modelos los traemos de Japón. Planeamos afianzar a la empresa como una base regional de exportaciones.
•    ¿Qué amenazas afectan o pueden afectar al sector?
•    Para crecer en un mercado que puede llegar o superar el millón de unidades, tenemos que estabilizar toda la cadena de producción, desarrollar proveedores que tengan calidad, porque hoy hablamos globalmente. Si uno quiere exportar a Colombia, por ejemplo, se encuentra con autos coreanos o chinos y también autos de Toyota que se fabrican en otros países. Hay que hacer desde el primer tornillo hasta el ensamble de un vehículo de manera competitiva y con calidad global para crecer.
•    ¿La inflación y el atraso cambiario les restan competiti- vidad?
•    Si uno mira al corto plazo, la inflación y el dólar siempre van a generar una inequidad. Hay que trabajar en el largo plazo y buscar cómo uno puede generar economías de escala, producciones más eficientes. Nosotros trabajamos muy de cerca con todos los proveedores para buscar una reducción de costos.
•    ¿Qué tanto les afectan las trabas para importar?
•    Tenemos una balanza comercial positiva; para nosotros hasta ahora ha sido un trámite burocrático y administrativo y no hemos tenido problemas. Hay que tener una muy buen planificación para tener las licencias en tiempo para producir o importar. Quizás nuestro trabajo más grande es ayudar a esos proveedores pequeños que forman la cadena productiva que no tienen una estructura administrativa o una planificación para seguir los requerimientos.
•    ¿Cómo es la relación con el sindicato?
•    Creo que el sindicato es uno de los más maduros en la Argentina. En los últimos dos años no hemos tenido problemas o conflictos que parasen la producción. El acuerdo nuestro tiene una base de negociación sobre los aumentos de costos y se reflejan cada cuatrimestre en la negociación, muy madura y profesional. Esto mejora la productividad y muestra que pensamos bastante parecido en lo que se necesita.
•    ¿Qué importancia tiene esta región para Toyota?
•    La zona petrolera es muy importante para nuestras camionetas. Le pedimos disculpas al cliente de Neuquén porque a veces no podemos satisfacer la demanda. En la planta de Zárate estamos trabajando sábados y feriados y haciendo horas extras para poder cumplir.
•    ¿Y en cuanto a perspectivas futuras?
•    Creemos que con una mayor exploración, que es necesaria y considero que se va a dar, la minería y la agricultura, que son commodities escasos en el mundo y Latinoamérica los tiene, plantean un futuro muy interesante.
•    ¿Cómo ve la evolución del contexto económico?
•    El segundo semestre creo que puede llegar a enfriarse un poco. Pero no veo algo problemático. Hay que saber que en cualquier economía tiene que haber una estabilización o una baja; es difícil seguir siempre con un crecimiento tan sostenido.
•    ¿Próximos planes?
•    El auto chico, que se va a producir en Brasil, ya está en etapa de pruebas. Se va a lanzar en el vecino país sobre fines de este año y a principios del 2013 estará en la Argentina. Buscamos renovar la imagen hacia la gente joven. De allí el lanzamiento del Corolla XRS hace poco. Y de acá a fin de año habrá otro modelo deportivo que va a llegar a la Argentina.


Progresivo (Diario “Página 12” Por Alfredo Zaiat)

El tributo directo sobre ingresos que pagan los trabajadores en relación de dependencia, denominado Impuesto a las Ganancias Cuarta Categoría, alcanza al 17 por ciento de los registrados y al 8,6 por ciento del total de ocupados. Pese a las mejoras en el mercado laboral, el mundo del trabajo continúa fragmentado y con un tercio en la informalidad. El salario medio del trabajador registrado privado se ubicaba en diciembre de 2011 en 5562 pesos mensuales, según el Ministerio de Trabajo, debajo del mínimo no imponible. El ingreso promedio de una persona ocupada (formal e informal) fue de 3198 pesos, de acuerdo con el Indec. El pedido de dirigentes gremiales de aumentar el mínimo no imponible de 5782 pesos para el soltero y de 7998 pesos para el casado con dos hijos involucra un porcentaje reducido del total de las personas empleadas. Un reciente informe del centro de estudio Cifra, de la CTA, detalla que, desde 2008, mientras el salario nominal se incrementó un 96,6 por ciento y el índice de precios al consumidor (IPC7 provincias) creció un 75,9 por ciento, el mínimo no imponible tuvo un aumento de 44,0 por ciento. Esa brecha es la que hoy provoca tensiones. Cuando se subió esa base, en 2010, el fisco dejó de recaudar 3184 millones de pesos y con el ajuste del año siguiente, 2785 millones de pesos.

Este marco numérico colabora para ordenar un debate que ha sido confundido por la pelea por el control de la CGT y por el de-safío de un sector gremial al poder político de Cristina Fernández de Kirchner.

El tema es complejo por el tipo de estructura impositiva vigente, en especial por las inequidades existentes en el capítulo Ganancias, pero resulta controvertido bregar por la distribución del ingreso al tiempo de demandar la anulación de ese tributo para trabajadores de salarios medios y altos.

Si los trabajadores camioneros, petroleros, bancarios, docentes, metalúrgicos y periodistas, entre otros, están alcanzados por ese impuesto, significa que sus salarios han subido hasta pasar a ocupar el lugar privilegiados de la pirámide salarial. Que los trabajadores con más altos salarios deban pagar impuestos sobre sus ingresos no implica que sus reclamos por aumentos salariales no sean válidos.

El cobro de ese gravamen a los trabajadores existe en muchos países; no es una particularidad del sistema argentino. Pero se lo denomina impuesto sobre los salarios o sobre los ingresos personales; no Impuesto a las Ganancias. La cuestión semántica no es irrelevante puesto que habilita a generar confusión en el debate.

La recaudación de ese rubro en Argentina es muy baja en comparación con países desarrollados, y también es menor a la que se obtiene en economías latinoamericanas. En el blog Exabruptos se informa que la recaudación de impuestos a los ingresos personales apenas aumentó de 1,33 por ciento del PBI en 2003 a 1,92 por ciento del PBI en 2011. El peso de los impuestos personales era bajo y sigue siendo bajo. En Brasil y Chile equivale a cerca del 7 y 8 por ciento del Producto, respectivamente. El promedio de los países de la OCDE (desarrollados y algunos emergentes) es cercano al 9 por ciento, con máximo de 24 en Dinamarca y mínimo de 2 por ciento en Eslovaquia.

En el sitio web chequeado se explica que el impuesto a las ganancias personales representa hoy alrededor del 6,6 por ciento de la recaudación tributaria total. Este porcentaje en los países de la OCDE es en promedio de 25,3 por ciento, según el informe “Sistema Tributario Argentino. Un análisis comparativo de la contribución por sectores productivos y de la equidad sectorial”, de la Universidad Católica Argentina.

El mal denominado Impuesto a las Ganancias de los trabajadores en relación de dependencia es progresivo en sentido doble. Así lo define Cifra-CTA. En primer lugar, porque no afecta al conjunto de los trabajadores sino sólo a aquellos de más altos ingresos. En segundo, debido a que la tasa del impuesto se eleva a medida que las remuneraciones son mayores: los asalariados registrados de ingresos superiores contribuyen, en términos absolutos y proporcionales, más que los de menores salarios.

La administración de un sistema impositivo debe buscar el objetivo de equidad tributaria y equidad económica. En el caso de la suba del mínimo no imponible, probablemente se avance en ese último aspecto, dependiendo de la magnitud del ajuste para no terminar beneficiando a trabajadores de muy elevados ingresos. En cambio, resulta controvertido con respecto a la equidad tributaria. Especialistas en materia impositiva explican que debería diseñarse un tributo de base amplia y global, con un mínimo de exenciones subjetivas (que benefician a determinadas personas, físicas o jurídicas) y objetivas (que alcanzan, de modo general, a operaciones u actos) que eviten los tratamientos diferenciados por tipos de rentas. Señalan que resulta indispensable en ese sentido la ampliación de la base imponible y la generalización del impuesto, en lugar de achicar su alcance.

Concentrar el tema en si los ingresos de los asalariados deben estar o no alcanzados por Ganancias desvía la atención sobre la necesidad de corregir las distorsiones que se fueron generando en los últimos años: la curva de las alícuotas de ese tributo, las escalas y el monto y el tipo de deducciones. Para algunos expertos en materia impositiva, el error del Gobierno fue estar subiendo el mínimo no imponible, como parte de la negociación con el sindicalismo, cuando la tarea pendiente es ajustar esas condiciones del tributo. Afirman que debería haber mayor progresividad en las escalas y alícuotas que pagan los trabajadores, siendo la máxima 36 por ciento, tasa inferior a la vigente en países comparables. Además, con la actual estructura de Ganancias se observa la paradoja de que a medida que se sube en la pirámide salarial, gerentes y ejecutivos complementan sus ingresos con rentas financieras y ganancias de capital que hoy están desgravadas.

El menor ritmo de actualización del mínimo no imponible desde 2008 provocó que el trabajador no pueda incorporar plenamente la mejora del poder adquisitivo por el aumento de salarios conseguidos en paritarias, pero esto no significó pérdida de capacidad de compra en relación con la situación previa. Las pautas salariales definidas en paritarias en estos años se han ubicado por encima del índice de inflación, oficial o de consultoras. También incorporó a más trabajadores en el pago. Se duplicó de 2001 a 2011, al aumentar del 8,0 al 17,0 por ciento respecto del total de asalariados registrados, y del 3,4 al 8,5 por ciento sobre el total de ocupados.

Que más trabajadores paguen ese tributo no es necesariamente injusto o inequitativo. La clave pasa por actualizar y precisar con criterio de progresividad alícuotas, deducciones (por ejemplo, no está contemplado deducir parte del costo del alquiler de la vivienda) y escalas de la base imponible. Lo que sucede es que el tema de la equidad tributaria queda en terreno embarrado debido a debilidades de la actual estructura del Impuesto a las Ganancias. Esta contiene exenciones regresivas, como a la renta financiera, a los ingresos de jueces y a las utilidades obtenidas por ventas de activos, que distorsionan el cuadro impositivo y, por lo tanto, la discusión sobre justicia tributaria. Con esos privilegios queda herida la equidad en términos tributarios cuando un asalariado tiene que pagar Ganancias mientras que personas que realizan inversiones financieras y magistrados no destinan ni un peso de esos ingresos a cumplir con ese tributo.

El camino a transitar es cerrar esas filtraciones y no profundizarlas. Tanta energía sindical y especulaciones políticas podrían estar volcadas a pensar un sistema tributario progresivo, sustentable, transparente, simple y equitativo. Para ello, líderes gremiales tienen la oportunidad de plantear un debate integral del régimen de Ganancias más que presionar por una conquista que mejora sólo a la cúpula de la pirámide salarial. Colaborarían así en la tarea de avanzar en una reforma a la estructura tributaria con criterio progresivo.

Comentarios de lectores
.- Lili: Sobre el "mal llamado" impuesto a las ganancias, datos importantes para el análisis.

.- Carlos Trepiana: o sea que los que pagan este impuesto, forman parte del 17 % mejor pago del pais, son la vanguardia, ahora entiendo mejor lo que pasa en aten, siempre en la vanguardia, juajuajua jejeje. Muy buen articulo!

.- Claudia Abraham: Yo no estoy de acuerdo con el impuesto a las ganancias sobre los salarios de los trabajadores. Y acá no estoy hablando de gerentes de bancos o grandes empresas. No los incluyo a ellos. Ese impuesto se le aplica en mi provincia a los docentes que recién se inician y trabajan en dos turnos o a profesores de Media con 30 horas cátedra y una antigüedad de 10 años. En esta provincia los alquileres rondan en los $2000 y $2500, y un maestro que recién se inicia cobra $4000. La misma conducción de AMSAFE Provincial, que tiene a Sonia Alesso como secretaria adjunta de la CTERA y forma parte de la CTA que conduce Hugo Yasky, sacó esta campaña sobre el impuesto a las ganancias.

.- Carlos Trepiana: tambien comparto este reclamo, pero creo que hay mucha mala fe en algunos sectores, lo que tendriamos que impulsar es una reforma tributaria profunda...esta nota da una serie de info muy valiosa sobre ese tema, para que los que mas ganan, paguen mas, o los que menos se contemple x ej el tema del alquiler para deducir...
.- Claudia Abraham: Mala fe tienen los que anclándose en un derecho legítimo de los trabajadores, los utilizan como base de maniobra para negociar cargos en la CGT o recuperar los fondos de las obras sociales para beneficio personal, y se alían con la burguesía golpista y evasora de impuestos. Mala fe tienen quienes dicen representar a los trabajadores, formaron parte de la Triple A y los mandaron a asesinar.

.- Carlos Trepiana: comparto la formulacion general que decis...y? creo que mala fe es no plantear los temas de fondo, mala fe es no decir que hay un problema semantico (ganancias/impuestos), mala fe es no decir que en todos los paises hay impuestos similares, mala fe es lo de moyano y sus hijitos....esta por demas claro lo que buscan, eso es mala fe, que nos vendan que les preocupan nuestros problemas, todo una farsa.

.- Claudia Abraham: El capitalismo es un sistema mundial, no exclusivo de la Argentina.

.- Julio Alberto Yañez Vidal: Banco a este gobierno pero me parece que algo tiene que cambiar en el impuesto a las "ganancias" El Artículo del Rulo de La Torre el otro día me gustaba más.

.- Carlos Trepiana: ese seria el nombre, impuesto a los ingresos, más progresivo que éste, la otra seria un básico de $ 6000 para todos los trabajadores solteros y de 9500 para los casados...., de comercio, gastronómicos, de la construcción, domesticas, seguro, etc, etc y que todos paguemos un impuesto equivalente al ingreso.....ademas de otras reformas financieras e impositivas, ahora ya vimos lo que paso en bs. as. con los oligarcas....una buena medida seria exceptuar los alquileres en la declaracion anual...x ej...

.- Quilmes Ahora: Si te lo cobrara al vos seguro que no pondrías esto. Tal vez cobres una cooperativa o tu jermu la asignaciòn por cojer segido. Pero esto es un impuesto directo al trabajo, salvo que quieras que los laburantes ganen menos de 5.200 por mes

.- Julio Alberto Yañez Vidal: La ceveza hace mal. Sube sube la espumita.

 

 
 
  Design by handy shop vista forum  
 
     
 
   
Design by windows vista forum and energiesparlampen