Bienvenidos/as.
Desde Dominio Laboral los invitamos a Registrarse
y acceder a toda la Información, solicitar Normativa,
realizar Descargas y Compartir .
Contáctense y envíen sus comentarios.

 

DominioLaboral se construye permanentemente,
puede suceder que alguna Sección o artículo no esté
disponible temporalmente.

 


Bienvenidos/as.
Desde Dominio Laboral los invitamos a Registrarse
y acceder a toda la Información, solicitar Normativa,
realizar Descargas y Compartir.
Contáctense y envíen sus comentarios.

 

DominioLaboral se construye permanentemente,
puede suceder que alguna Sección o artículo no esté
disponible temporalmente.

Banner
 
 
 
 
     
 
 
Inicio > Actualidad > Noticias del Ámbito > Programa Evaluación de Estudiantes
Programa Evaluación de Estudiantes

10 de diciembre de 2010

Bochados otra vez (Diario “Río Negro”)

Como ya es habitual no sólo en nuestro país sino también en muchos otros, el ministro de Educación, Alberto Sileoni, atribuye a factores especiales el pobre rendimiento de los alumnos de 15 años argentinos que fue reflejado en la edición más reciente del informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, o PISA, por sus siglas en inglés. Según Sileoni, la puntuación conseguida por quienes en el 2009 asistían a los colegios secundarios "regulares" fue bastante mejor que la lograda por el conjunto de los casi cinco mil jóvenes que participaron de las pruebas de lectura, matemática y ciencia.

 
Lo mismo que aquellos europeos y norteamericanos que procuran minimizar la importancia de los resultados de sus propios compatriotas aludiendo al impacto negativo de la inmigración masiva, la recesión económica y así por el estilo, el ministro tendrá razón, pero sucede que ninguna sociedad está libre de problemas que deberían de incidir en el nivel educativo alcanzado por los estudiantes secundarios. Por cierto, no lo está la ciudad china de Shanghai y sus alrededores que, con 20 millones de habitantes, figuraron en el informe como si fuera un país. A pesar de que aún se trata de una región en la que abundan las lacras sociales –la pobreza extrema, la desigualdad, la presencia de muchos inmigrantes de zonas tan atrasadas como cualquiera en la Argentina–, los alumnos de Shanghai superaron en todas las pruebas incluso a los surcoreanos y finlandeses.

¿A qué se debe su superioridad? No fue fruto de una inversión estatal masiva, de la escasa militancia docente o de programas educativos ultramodernos, ya que en este ámbito los chinos no se destacan por su afición a novedades imaginativas. Fue la consecuencia lógica de una pasión popular por la educación que comparten casi todos, incluyendo a muchos que, según las pautas que suelen reivindicar nuestros pensadores progresistas, estarían condenados de antemano a la marginación. En China, es frecuente que padres analfabetos procedentes de familias campesinas se sacrifiquen para que sus hijos –si es que tienen más de uno– reciban una buena educación y, desde luego, les exigen retribuirles aprovechando plenamente todas las oportunidades, estudiando doce horas o más por día para no verse aventajados por sus compañeros de clase. Por lo demás, en China el sistema educativo es ferozmente competitivo, para no decir elitista, de suerte que a nadie se le ocurriría intentar impedir que los más dotados y más aplicados se alejaran de sus contemporáneos menos capaces o ambiciosos.

Los resultados de la prueba de PISA han provocado cierta alarma en Estados Unidos, donde se entiende que, a la larga, el poder económico, y por lo tanto el estatus internacional, de los distintos países dependerá del desempeño educativo de las generaciones próximas. Puesto que la situación en nuestro país es todavía peor que en Estados Unidos –de los nueve países latinoamericanos que participaron de la prueba la Argentina se encuentra en el sexto lugar, detrás de Chile, Uruguay, México, Colombia y Brasil– el informe debería motivar reacciones aún más fuertes aquí que en otras partes del mundo, ya que a menos que logremos revertir el deterioro que se ha producido en los años últimos, el futuro nacional será a lo mejor penosamente mediocre.

Si bien es fácil criticar la metodología empleada por los responsables de organizar la evaluación y cuestionar los puntos de vista reflejados, sería más útil exagerar la importancia de los resultados de lo que sería procurar minimizarlos, tratándolos como síntomas de una actitud poco amable hacia sociedades supuestamente solidarias como la nuestra y otras de América Latina en las que sólo una minoría se preocupa por asuntos como la matemática y las ciencias duras.

Con todo, para que el país enfrente con éxito el desafío planteado por el atraso educativo, no serían suficientes nuevas políticas educativas, aun cuando incluyeran una decisión de hacer de la docencia una profesión mucho más prestigiosa y mejor remunerada limitada, como es el caso en Finlandia, a los graduados universitarios más capaces, a menos que se vieran acompañadas por una especie de revolución cultural que modificara radicalmente las actitudes y valores del grueso de la población del país.



 
 
  Design by handy shop vista forum  
 
     
 
   
Design by windows vista forum and energiesparlampen